La risa como mejor remedio al mal llamado Síndrome Postvacacional