Seguimos en febrero con un homenaje a la risa y todos sus veneficios, en forma de cación.